Instituto de la Artesanía Jalisciense

En el Instituto de la Artesanía Jalisciense, es responsable de promover y preservar el valor cultural de las artesanías como herencia viva de una tradición creativa. Tiene un compromiso con el Sector Artesanal, impulsarlos mediante programas de apoyo encaminados a su desarrollo social y económico. Promover la apertura de nuevos mercados nacionales y extranjeros, que permitan generar nuevas oportunidades de comercialización de sus productos.

Misión

  • Institución dedicada a promover y preservar las artesanías como patrimonio cultural vivo de las presentes y futuras generaciones
  • Busca que la actividad artesanal sea una actividad sustentable y redituable para los artesanos, a partir de diseñar programas subsidiarios y proyectos de inversión eficaces
  • Se enfocan en la capacitación, innovación en el diseño, manejo responsable de los recursos naturales, comercialización, financiamiento, investigación y vinculación

Visión

Vivimos en una etapa de globalización cuyos efectos han logrado transformar las formas y medios de producción, comercialización y difusión de la actividad artesanal. Es propósito del IAJ actuar acorde a esa realidad de forma responsable y cerca del artesano, propiciando su desarrollo con fines de preservar la riqueza y el arraigo cultural de las tradiciones de nuestros pueblos, así como coadyuvar en su progreso económico y social.

Objetivos:

  • Proteger nuestras raíces y tradiciones, con el reconocimiento a nuestros Grandes Maestros.
  • Posicionar los productos artesanales en nuevos mercados, generando fuertes vínculos para su comercialización en función de la filosofía de BIENESTAR.
  • Crear una estructura que legalmente represente al artesano y de rumbo a las acciones de gobierno para resolver sus necesidades.

Valores: 

Honestidad, Optimismo, Respeto, Tolerancia y Compromiso.

En uno de sus libros Porfirio Martínez Peñaloza, pública un texto que presentó como ponencia dentro del marco del primer Congreso Nacional de Desarrollo Regional y Comercio Exterior, celebrado en la ciudad de México en 1972. En la publicación del libro “Arte popular y Artesanías artísticas en México. Un acercamiento”. Este autor nos resume de manera breve los antecedentes históricos sobre las diversas fórmulas que el sector público ha usado para atender al sector artesanal del país. Dicha síntesis la retomó con el fin de comprender, desde el origen y el largo trecho recorrido de la administración pública, por apoyar al sector artesanal del país e inserto en este contexto socio-histórico, el nacimiento de la Casa de las Artesanías y posteriormente, el del Instituto de la Artesanía Jalisciense.

  • En 1921 se inauguró, dentro del programa conmemorativo del I Centenario de la Consumación de la Independencia, la primera exposición de Artes populares, organizada por Jorge Enciso y Roberto Montenegro.
  • A partir de esta exposición, se creyó necesaria la creación de un catálogo, que en realidad, fue una monografía sobre el tema, se redactó por Gerardo Murillo “Dr. Atl”. Apareció publicada en dos tomos, en el año 1922 con el nombre de “Las Artes Populares en México”. Por el decreto del presidente de aquella época, el general Álvaro Obregón, esta publicación constituyó “un homenaje oficial del Gobierno de la República al ingenio y la habilidad del pueblo de México”.
  • El clima nacionalista de esa época, suscitado por la Revolución Mexicana, dio al arte popular y a las artesanías artísticas, el reconocimiento de su valor artístico y antropológico. A partir de entonces, esta actividad socioeconómica ha sido objeto constante de la preocupación del sector público.
  • Del interés originado en el espacio de artistas mexicanos (Rivera, Montenegro, Enciso, entre otros), pasó a ser objeto del trabajo de antropólogos y economistas.
  • En el año de 1936 el Departamento Autónomo de Asuntos Indígenas desaparece y se reconstituye como el Instituto Nacional Indigenista, que al firmar un convenio con el Instituto de Antropología e Historia que pertenecía a la Secretaria de Educación Pública, se fundó en 1951 el Patronato de las Artes e Industrias Populares.
  • En 1955 en Banco Nacional de Comercio Exterior, hizo los primeros estudios socioeconómicos de este sector, con el fin de dar asistencia económica a las artes populares y a las artesanías artísticas, con bases estadísticas.
  • En 1958 se crea la Ley de Secretarias y Departamentos de Estado, que con el paso de los años posibilita a los Estados del interior del país para creación de instituciones, así Jalisco logra crear un organismo para atender al sector artesanal en nuestro Estado.
  • En 1961, se creó el Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías, que manejó en fideicomiso el Banco Nacional de Fomento Cooperativo, S.A de C.V., cuyos servicios principales, se centraron en dar a los artesanos: asistencia crediticia, técnico-artística y de comercialización. Se consolida como FONART, en el año de 1964, según datos actuales en su página oficial en Internet.
  • En la década de 1960, se promueve la creación del Departamento de Turismo en Jalisco, que puso en práctica varias medidas de apoyo al turismo, con este mismo propósito, se inicia en el año de 1963 la construcción de la Casa de las Artesanías de Jalisco, institución cuyo objetivo era la exposición y venta de productos artesanales tradicionales del Estado.
  • En 1964 se propone y consolida la creación de la Casa de las Artesanías, primera institución con una organización formal en el Estado de Jalisco, en apoyo al sector artesanal. El Instituto de la Artesanía Jalisciense, es pionero, nace con una estructura de organismo público descentralizado encargado de la gestión y el financiamiento de la Casa de las Artesanías. Más tarde en 1965, se le encomienda la promoción de la producción local, fuera de las ciudades de la frontera norte y en los Estados Unidos.